Acceso al crédito: Financiado vs. Endeudado

01/12/2016 20:35 pm



articulos5840c1ec47b43a68ec1302d1.jpg

Por otro lado, ¿quién sería una persona endeudada? Aquella para la que el crédito se va convirtiendo en una carga pesada y que puede tener dificultades para honrar su compromiso.

Fíjense que de la misma circunstancia que estamos hablando (el acceso al crédito) puede haber una connotación positiva (Financiación) y una negativa (Deuda). Y la diferencia solo está en el manejo que nosotros le demos a este instrumento, no por el instrumento en sí mismo. Hay personas que evitan el acceso al crédito por tener una concepción negativa de entrada del instrumento y no tener claro que esa diferencia es la que nosotros le demos. Por eso te decimos, no le tengas miedos a los créditos, ponlos a jugar a tu favor.

La Tarjeta de Crédito

Una de las opciones de acceso de crédito más difundida (especialmente, en el caso Venezuela) es la Tarjeta de Crédito. Hay muchos mitos en relación a ellas. Algunos de los más conocidos son:

 

  • “Hay que picarlas todas y no tener ninguna”.
  • “En este momento de crisis es mejor pedir todos los créditos que puedas”.
  • “Paga solo el pago mínimo y así te aumentan el límite.”

Aparte de los mitos, también existen supuestos que, muchas veces, suceden más allá del nivel consciente. Uno de ellos es que “quizás las tarjetas de crédito vienen a ser como una especie de dinero extra que tenemos por ahí para utilizarlo”. Casi como una extensión de tu salario o tus ingresos. Aquí también una diferencia que me permitirá hacer algunas afirmaciones:

La primera afirmación que podemos hacer, con contundencia, es: Las Tarjetas de Crédito son una OBLIGACIÓN y, de esta forma, deben ser vistas.

Lo segunda afirmación es: quienes utilizan las tarjetas de crédito a su favor son aquellos quienes adquieren principalmente Activos No Productivos y Activos Productivos a través de ellas, sobre este tema, de los Activos Productivos, hemos conversado en anteriores espacios.

 

Leer más: Activos Productivos: El secreto de los ricos

La tercera afirmación es tener presente que mas allá de una compra puntual, hay que tener una visión a largo plazo. Esto es mantener un historial crediticio sólido como buen pagador con los bancos que creyeron en ti y te otorgaron un financiamiento.

Ahora bien: ¿qué nos puede ser útil luego de estas reflexiones? Para ilustrarlo, retomaré el Caso Venezuela:

La inflación en Venezuela es de las más altas del mundo. Durante los últimos 28 años, el país ha registrado una inflación de, al menos,dos dígitos y la expectativa que tenemos para este año que transcurre es que sea de tres dígitos. Esto es un hecho inclusive que puede llegar a ser doloroso, pero es una realidad con la que tenemos que lidiar.

Por otra parte, hay que tomar en cuenta que las tasas de interés activas, esas que se pagan  por los créditos recibidos de los bancos, en algunos de los últimos años se han ubicado por debajo de la  inflación anualizada. La tasa actualmente se ubica en 29% para las Tarjetas de Crédito.

Así que teniendo presente estas consideraciones, solicitar financiamiento para iniciar un negocio, para adquirir una propiedad para uso personal  o para generar ingresos extras, es una alternativa para quienes tienen una cantidad de dinero ahorrada y requieren incrementarla, así como para quienes reciben en un momento determinado unos recursos y desean preservar su valor.